A Little Love Goes a Long Way

Ando medio adolorido. Estaba en Ciudad Azafrán cuando, repentinamente, me dieron ganas de hacer algo estúpido. El resultado, obviamente, fue algo estúpido. Así que después de mi intento de parkour, ando como un viejo caminando despacio y tratando de que la gente no se dé cuenta de que traté algo espectacular. De todas maneras, estoy seguro que la caída fue algo genial. Solo me escuchó el diseñador. Me dijo con una cara de “sé que eres un idiota” que había escuchado algo en el primer piso. Me despedí ese viernes y salí corriendo cojeando.

Hoy domingo la cosa se siente mejor. Duele más el ego que el físico.

Fuimos a ver a parte de mi familia en la maravillosa comuna de Maipú. Cuando ya estaban un poco ebrios, me dediqué a ver si había algo que valiese la pena traer a Death Star. Encontré viejos artefactos que me interesaban, como un headset de Xbox 360 que compartió conmigo las mejores épocas de Call of Duty 4. Sin embargo, no fue eso lo que me traje. En el segundo cajón de mi viejo escritorio habían dos cosas: una croquera pequeña de Hello Kitty y una revista comic porno. Desconozco quien las había dejado ahí o quién creyó que ambos elementos pertenecían al mismo universo. Al verlos, distinguí inmediatamente la croquera. Tenía una idea de lo que había adentro, así que la levanté y comencé a hurgar entre las páginas lentamente. Un sobre verde sin sellar cayó al suelo. Lo recogí y dentro habían dos hojas escritas, una por ambos lados. Mi yo anterior hubiese querido borrar eso. Probablemente, hacer trizas esa carta antes de echar un ojo, pero ése no soy yo ahora. Tomé el frágil papel entre mis dedos y empecé a leer. Una importante persona declaraba que yo era su mejor amigo. Que jamás nos íbamos a separar y, por sobre todo, me agradecía por haberla ayudado. Era emotivo y bello. Guardé la croquera y me fui a depositar sobre una cama a leerla con más cuidado. Muchos recuerdos pasaron por mi cabeza. Quizá debería sentirme mal? No fue así. Mi corazón se sintió cálido con cada palabra hasta la firma del corazoncito.

Esa carta representaba un trozo de corazón de alguien. La persona que la escribió estaba depositando sus profundos sentimientos. No podía más que corresponder a ellos. Romperla hubiese sido una estupidez como resultado de estupidez.

Así que fui a esa casa, que no visitaba hace años, y encontré algo que no estaba buscando, pero necesitaba.

Me metí la carta al bolsillo y me devolví a Death Star. Acá busque algo que también representara un trozo de mi corazón: mi película favorita. Tomé la carta y los dejé juntos. Así es como debe ser.

De vuelta

Hace unos días estaba durmiendo, como cualquier día. Al despertar al día siguiente sentí algo muy raro. Más bien debería decir que no sentía. Para hacer un poco de historia: cuando estaba en mis 15 (más o menos) era una persona diferente. Quizá podría decir que tenía emociones fuertes y básicamente me movía por ellas. Cuando veo el pasado, siento que era muy sensible. Creía en el amor verdadero y ese tipo de cosas. Después de que se fue el Kerplunk y tuve una pésima experiencia amorosa, sentí que debía hacer algo al respecto, y eso hice. Dejé toda la pena y a ese niño muy adentro y me terminé convirtiendo en un weon alejado de sus sentimientos y actuando de forma regular. Sin interés en el futuro y solo me interesaba que pasaran las cosas, independiente de qué fueran.

Eso me hacía llevar un lucha diaria conmigo mismo. Tenía que esconder al niño que llevo dentro porque me parecía tonto tener sueños y disfrutar. Así fue pasando el tiempo y las cosas no cambiaban. En mi última relación hubo un quiebre. Mi ex solía preguntarme constantemente porqué no hacía cosas como crear un panorama o tener una meta en la vida. A veces me preguntaba si estaba pensando en algo y respondía con un rotundo “no”. Lo que sucede es que no quería que ella ni el resto supiera qué estaba pasando. Esconderle eso me daba lata, pero no quería que se metiera muy ahí (incluso después de 5 años de relación). Eso fue hasta que ella se fue. Eso gatilló una salida de mi niño interior. Perdí varias cosas en un periodo corto.

Sin embargo, era necesario. Ese día del que hablo desperté diferente. Estar solo me hizo reconectarme con ese niño. Creo que lo escondía porque tenía miedo. No de la gente, ni del futuro, miedo de mis capacidades y de lo que podría hacer. Miedo de querer un futuro que tal vez no podría alcanzar.

Así que por primera vez en muchos años, siento que él y Kerplunk están juntos en esto. Me siento como liberado de un peso que llevaba por años. Y, como dije, no podría haberlo logrado jamás si no estuviese en la situación que estoy. Así que básicamente creo que, como dicen, todas las cosas te pasan por algo.

No solo tengo energías renovadas, sino que miro la vida de una forma diferente. Ayer pasé a cortarme el pelo porque siento que necesitaba un cambio. Pasé por afuera de mi viejo departamento y lo miré como un recuerdo agradable de una época diferente. Hice un signo de dedo para arriba: como si me estuviese dando un like a un Kerplunk que estaba en algún momento en ese balcón. Y seguí.

Pensé en lo que me decía mi ex. Ella quería destruir el mundo. ¿Yo? Destruir el mundo es una tarea tonta. No. Lo que debes hacer es dejar tu marca en él. Que te odien y amen por igual. Eso quiero. Bueno, tal vez lo destruya luego.

Kerplunk, el orígen

maxresdefault

La otra vez estaba en un torneo. Misterio, un conocido jugador de King of Fighters, se me acercó y me preguntó sobre el orígen de mi nick. Hace ya varios años que vengo diciendo que es por el disco de Green Day (Kerplunk! del 92), pero la verdad es mucho más profunda que esa. También, si quiero sobar interesante, podría decir que viene del juego KerPlunk. Ha pasado ya largo rato y creo que nunca he hablado oficialmente de la razón por la cual mi nick es Kerplunk. Supongo que el tiempo ha pasado y así cierro el círculo de preguntas. Afortunadamente (en parte, supongo), este blog es visitado por un grupo reducido de personas, pues nunca lo publico. Considérense afortunados si es que no sabían qué onda es Kerplunk.

Sigue leyendo “Kerplunk, el orígen”

Relaciones con un BPD

rilakkuma058Hace un rato que tenía ganas de escribir sobre esto para devolverle algo a la gente y, también, porque cuando estaba en una relación con alguien que sufría de enfermedades de este tipo no tenía ni idea como reaccionar. Así que pueden tomarse esto como un tutorial y usar mis experiencias para mejorar su relación o pensar al respecto (pueden pedirme mi cuenta bancaria por correo para cualquier apoyo monetario, vale?).

El primer punto es el más obvio. Digamos que tu pareja ha sido diagnosticada con alguna enfermedad mental. Esto es, como dice la misma frase, una enfermedad a la cabeza. No debes considerar este problema como algo físico o una cuestión que se va a solucionar a corto plazo o con un abrazo. Para salir de esto se necesitan acciones concretas y una de ellas es buscar ayuda profesional. Lamentablemente, las sesiones con siquiatras son caras. Puedes recurrir al gobierno para que puedas tener un cierto número de sesiones gratuitas. Los medicamentos proporcionados por los siquiatras mantienen a las personas controladas y, por lo general, relajadas.

Las personas que sufren de BPD (Trastorno de Personalidad Limítrofe) sufren de cambios de ánimo agresivos. También se lastiman y odian lo que los rodea. No ven una luz al final del túnel y por lo general viven el momento o hacen planes arriesgados. Es la naturaleza de cómo son. ¿Estás dispuesto a vivir con una persona así? No es que sea imposible y, creo, porque una persona tenga una enfermedad de este tipo no debería ser discriminada. Pero tu primer paso como pareja es asegurarte que sigan el tratamiento y no busquen alternativas a la solución que de verdad necesitan. Tal vez intenten unirse a un grupo de lectura, yoga o algo parecido. O tal vez crean que pueden solucionar sus problemas si solo lo intentan solos. Tú vas a ser la voz de la razón aquí y serás odiado por eso. Debes guiar y no obligar. No puedes forzar a una persona a recuperarse, sin embargo, puedes entregar tu opinión y hacerles entender qué es lo mejor para ellos. Sé firme, pero a la vez comprensivo. Es difícil ponerse en los zapatos de otro, en particular cuando tú no eres el que está enfermo. Por lo tanto, lo que recomiendo es tomar un descanso. No hacer preguntas y hacer un balance entre lo negativo con lo positivo. Las personas con BPD no necesitan apoyo solo con palabras. Haz algo al respecto. Sigue leyendo “Relaciones con un BPD”

En eso ando

El fin de semana pasado ha sido uno de los más movidos que he tenido recientemente. No sé cómo las cosas han avanzado tan rápido, pero repentinamente me vi conociendo y hablando con el productor de SFV (Ono andaba con su Blanka, obvio) y con Mike Ross (celebridad de Twitch y juegos de pelea). Anduve de ahí para allá, saludando muy de cerca a gente que llevo conociendo hace pocos meses o, de paso, días. Me tomaron muchas fotos, me entrevistaron en varios lados y salí en pantallas gigantes. En esto empecé hace poco y, siendo sincero, en parte para probarme que puedo hacer algo acá y para avanzar. Estoy sorprendido del apoyo que he recibido y de la cantidad de personas que me han dado un pat pat en la espalda sin conocerme. El día viernes, antes de ir a presentarme al torneo, tenía una entrevista de pega. El team me mandó buenas vibras también.

Claro que con todo ese ambiente también me puse a pensar un poco en mí mientras caminaba por los pasillos. Muchos iban en grupos de amigos o pareja, sin embargo, todos eran más jóvenes. Me pregunto si la próxima niña que conozca va a ser más joven que yo.

Y el curso va bien. Tengo que hacer dos para diferentes cosas. También estoy a full escribiendo y disfrutando de mis hobbies. En cuanto salga un trabajo, quiero inmediatamente planear mi viaje a la EVO. Mike Ross me tiró props por mi Zangief, al igual que un agradable grupo de personas que se acercaron de la nada a preguntarme tips.

¡Estoy aún cansado!

13872993_10210081662416317_6846669355807194580_n

Una vez más

Hoy fui a Valparaíso. Fue un viaje diferente a lo que solía hacer. Hace años viajaba a la Región para ver a mi novia de ese momento. Ahora lo hice con un grupo de jugadores de Street Fighter V. Claramente, una diferencia considerable.

Tuve gratos recuerdos al comprar el pasaje y subirme al bus. Las largas siestas que tomaba en los asientos incómodos o las horas en las que miraba el celular para hacer tiempo hasta llegar a destino. El torneo en sí fue horrendo. Me fue mal, pero ese no es el punto. Creo que fui más para recordar que para jugar. Fue como abrir una ventana a una vida que en algún momento tuve. Y con eso también me puse a pensar en lo que estoy viviendo ahora. Un amigo me dijo que estoy en un proceso de cambio brusco. Algo obvio, ¿no?

Valparaíso ha cambiado y a la vez no tanto. Sigue siendo el mismo lugar donde estuve borracho alguna vez y otras muy contento. Recuerdo con cariño el primer beso que recibí de una chica en Viña. Caminé desde el Mall Marina Arauco hasta Valparaíso. La euforia ni me hizo sentir el viaje. También recordé a mi reciente ex novia. Cuando éramos buenos amigos caminábamos por Valparaíso en busca de helado para acompañar nuestras largas conversaciones.

Y sí, como dije, me fue mal. Al volver a Santiago sentí un vacío. No iba a llegar a un lugar donde estuviesen preocupado de cómo la pasé o que me dijeran las cosas que quería oír. En cambio, sí me llegaron mensajes de apoyo por mi bajo desempeño de gente que no esperaba.

Es extraño y a la vez emocionante. Es triste y a la vez fabuloso. Este último mes ha sido de lo más raro. Siento que he vivido lo que una persona ha vivido en años. Estoy tratando de entender qué debo sentir y cómo.

Honestamente, me siento algo solo. Pero, ¿no estamos todos solos?

Be Kind, Rewind

Mi vida ha cambiado radicalmente estos últimos meses. Para empezar, no había sentido la necesidad de escribir en Mudblood desde hace años. Creo que, en cierta forma, tenía un Mudblood con el cual hablar. Eso se acabó hace un mes, más o menos. Y un poco antes, también murió la empresa donde estaba. Del primer caso, sentí como si Kano me hubiese hecho el fatálity donde te arrancan el corazón. Me dijeron, suavemente, que ya no había interés. Las preguntas empezaron a salir y no me lo tomé con mucha buena onda. Después de muchas vueltas, le dimos corte a los 5 y algo años que nos habían unido. Fue doloroso al comienzo. Sus razones no me parecían lógicas y creía que lo estaba haciendo más por sacarse el problema que por algún motivo interior más místico. Extraño mucho su compañía y la de los 3 chihuahuas que evitaban que me salieran todos los input. Y espero que todos estén bien. No podría odiar a nadie de mi antigua familia.

Así que tomé mis cosas (que son muchas honestamente) y me fui. Dejé otras que no me parecían tan importantes. Obviamente, viajé con todas mis waifus.

DSC01823.JPGEl tiempo ha pasado desde entonces y he tenido suficiente como para meditar. Pero pensar no sirve mucho a menos que decidas hacer algo con él. Gracias al apoyo de varios amigos y, por qué no decirlo, de gente que no esperaba algo he logrado ir avanzando. No en lo emocional, pues creo que eso es algo personal, sino en otros que no me imaginaba. He tenido ideas locas y me han dado una mano. No pensé que iba a llegar algo con SFV. Mi ex pensaba que eso era un sueño estúpido, sin embargo, gracias a una conversación con mi amigo Camilo me di cuenta que no lo era. Y paf, pasó que vencí a difíciles oponentes y quedé en TOP4. Pretendo seguir con ese tema. Y con el mismo personaje. Por algún motivo, siento que Zangief es el mejor avatar que podría pedir en este momento de mi vida. Gracioso, eh?

Y también me han dado buenos consejos para salir de la cesantía. Es cierto: he tomado caminos fáciles a veces y me he saltado importantes pasos. Había usado mi tiempo sin una meta clara. Gracias a mi ex, descubrí lo que me gusta y en lo que soy bueno. Así que ahora pretendo que me mate. O al menos morir intentándolo.

Así que sí, en cierta forma este post se ve algo depresivo y a la vez alentador. No soy de los que se sienten mal por mucho rato y, en parte, me siento algo insensible al respecto.

Estoy empezando de cero, nuevamente. Vuelvo a vivir con uno de mis padres y me espera una difícil tarea. No obstante, la dificultad me encanta. El struggle.

Así que estoy mal en general. Y estoy loco porque eso me gusta.